La primera incursión de Marcelo Gómez en la Primera División duró apenas seis partidos, debido a que Godoy Cruz decidió dar por terminado el vínculo con el entrenador.

Gómez llegó al equipo mendocino desde la Reserva de Vélez y fue justamente el Fortín el último encuentro del Negro al frente del equipo.

En los seis encuentro que dirigió, Godoy Cruz sumó cinco derrotas y apenas consiguió una victoria ante San Martín de Tucumán.