Diego Schwartzman será el “abanderado” y único habitante argentino en los octavos de final del Masters 1000 de Cincinnati, instancia en la que ya descansan Novak Djokovic y Roger Federer, finalistas en 2018 y nuevamente máximos favoritos al título.

Schwartzman tuvo una buena actuación y una victoria sin dejar rastros ante el moldavo Radu Albot, campeón este año de Delray Beach, lo que significó el primer título ATP en la historia para un jugador de su país.

El 6-4 y 6-2 en una hora y media de juego lo depositó en la siguiente instancia donde lo espera Richard Gasquet, justamente, el verdugo de Federico Delbonis.