La estadounidense Megan Rapinoe se alzó con el Balón de Oro femenino como reconocimiento a haber sido la mejor futbolista del año.

Rapinoe, de 34 años, se convirtió así en la segunda ganadora del trofeo, que tuvo como primera galardonada a la sueca Ada Hegerberg, también nominada en el día de hoy.

Así, la futbolista del Seattle Reign coronó un gran año que también la vio liderar a Estados Unidos a una nueva Copa del Mundo en Francia 2019.

En el segundo lugar de la votación quedó la inglesa Lucy Bronze, seguida de la estadounidense Alex Morgan.