El respeto perdura entre los campeones.


0
El respeto perdura entre los campeones.

En el Dakar nunca se sabe que puede pasar. Aun cuando pareciera estar todo definido sin mayores alternativas, los imponderables del camino pueden trazar un destino distinto al que se esperaba. Pero el último día de competencia de esta edición parecía que no podía tener otro final que el que tuvo. El triunfo de Carlos Sainz era casi inevitable al comenzar la jornada final. El principal rival del español, el qatarí Nasser Al-Attiyah intentó todo lo posible para arrebatarle el triunfo que ya estaba sentenciado.

El príncipe fue un duro rival y si bien recién en la última etapa pudo quedarse con un triunfo, siempre estuvo acechando la primera posición de la clasificación general. Fue un digno rival, con tres títulos en su espalda Al-Attiyah más que un digno rival es un rival de mucho cuidado que siempre es complicado tenerlo como un perseguidor permanente. Pero Sainz entendió como eran las cosas y logró neutralizar los ataques en el momento justo para no correr riesgos.

Hubo una dura batalla entre ellos. Siempre al límite y dejando todo en las arenas para lograr el triunfo que en este caso siempre favoreció al español. Siempre llevaron las situaciones al límite por que entre dos grandes así son las competencias. Las exigencias son mutuas y eso significa que el margen de error se debe simplificar prácticamente a valores nulos. Esta edición del Dakar no fue la excepción y quedó demostrado a lo largo de las 12 etapas que confirmaron esta competencia.

Pero entre campeones existe un respeto distinto, íntimo, ese mismo que expresó Nasser Al-Attiyah a Carlos Sainz cuando este llegaba al campamento final y la victoria ya era de su propiedad. El príncipe salió a recibir al nuevo campeón del Dakar ofreciéndole todo su respeto y admiración por un triunfo que quedará en la historia no solo de esta competencia sino también del automovilismo mundial. Al-Attiyah no dudo en ir a recibir a su rival. Con la victoria de la etapa en su poder, el piloto de Toyota se rindió a los pies del monarca de Arabia Saudita.

Sin dudas estas actitudes también forman parte de una personalidad de campeón. El qatarí fue quien ganó la edición 2019 y esta vez le tocó a Carlos Sainz que hizo un excelente trabajo para lograr un triunfo que los 57 años marca un record de ser el piloto más longevo en alcanzar el triunfo rompiendo su propio registro. Y esto fue reconocido por su principal rival en la arena que lo obligó a llevar el esfuerzo del español al límite.


What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win