Análisis de las semis masculinas de Australia 2020


0
Análisis de las semis masculinas de Australia 2020

Cuatro son ya los supervivientes que quedan en pie de los 128 que arrancaron hace ya unos cuantos días el Australian Open 2020. Cuatro enormes, mayúsculas raquetas las que lucharán por estar en la gran final del domingo en la Rod Laver Arena. Curioso el cuadro que se ha quedado con dos partidos en los que se enfrentan dos generaciones bien distintas. Por un lado nos encontramos con una generación aún joven y que está llamada a suceder al poder establecido desde hace bastante tiempo ya y por otro, un episodio más en la lucha entre el ‘Big Three’ con un nuevo Djokovic-Federer. Pasamos a desgranar ambas semifinales empezando por ese Zverev-Thiem que sin duda es el que ofrece más dudas en cuanto a su predicción.

Dominic Thiem – Alexander Zverev

En ciernes tenemos el noveno duelo ni más ni menos ya entre estos dos jugadores, ambos de habla germana. Se conocen a las mil maravillas tras ocho choques tras los cuales Dominic Thiem domina por un claro 6-2 sobre el tenista de Hamburgo. Si bien, antes de meternos con el cara a cara entre ambos, analizaremos cómo llegan a esta cita. Por un lado, Thiem se planta en sus primeras semis en Melbourne y en un Grand Slam que no sea Roland Garros con un aura de favorito que puede ser peligrosa para él. Unos cuantos kilómetros acumula en las piernas el tenista de Viena tras buenas contiendas como la del australiano Alex Bolt al que tuvo que levantarle un 2 sets a 1 en contra en segunda ronda. No ha cedido mucho más tiempo en pista del necesario hasta su épico duelo, uno más, con el número uno del mundo Rafa Nadal en los cuartos. La friolera de 4 horas y 11 minutos requirió Thiem para doblegar la siempre férrea resistencia del manacorí. Inyección brutal de confianza para él pero un alto peaje en esfuerzo y desgaste que veremos cómo le afecta ante un tenista de cariz bien distinto a Rafa.

En el caso de Alexander Zverev, la realidad es bien distinta. Su ruta hacia las semis en Melbourne ha sido más bien un camino de rosas, con apenas espinas u obstáculos de por medio. Solo un set cedido en cinco partidos: el 6-1 que le colocó Wawrinka en el set inicial en cuartos, del que se rehizo magníficamente. Mucha solvencia por su parte para llegar a sus primeras semis en Australia y en definitiva, las primeras de Grand Slam, sorprendiendo a propios y a extraños por esa solvenvia precisamente. En sus anteriores caminares hacia los cuartos en otros Grand Slam, se había dejado muchos sets y horas en pista. Ahora sin embargo, apenas han durado sus partidos. El más largo curiosamente, el primero contra Marco Cecchinato de 2 horas y 24 minutos. Eficacia y practicidad inusuales en Grand Slam para un Zverev que por fin está materializando y demostrando lo que tanto apuntaba más de los ‘majors’.

El cara a cara entre ambos está bien decantado como hemos visto previamente. La realidad es que, Thiem, de las 6 victorias sobre Zverev, le ha endosado cuatro en tierra y solo dos en cemento, la última precisamente en las ATP Finals de 2019, donde el vienés llegó a la final. Zverev pudo vencerle en la final del Masters 1000 de Madrid en 2018, por lo que incluso ahí sabe ganarle a Thiem. Un escenario este de Melbourne en el que hay bastantes dudas del resultado de esta primera semifinal por orden de cuadro, si bien será la segunda cronológicamente, siendo disputada el viernes. La inercia de ambos es buenísima, pero la eficacia del alemán parece mayor garantía. Thiem podría acusar tanto esfuerzo físico y mental de jugar ante Nadal. Este nuevo Zverev tan centrado y con ese tenis tan poderoso apoyado en un gran servicio, además de una evidente mejora en la red, hace que la balanza pueda decantarse de ese lado. Pero el austríaco es de hierro y ahora es cuando debe demostrarlo para repetir final de Grand Slam. Mayor experiencia que Zverev tiene, un enorme punto a su favor.

Roger Federer – Novak Djokovic

Número completamente redondo el que supondrá un nuevo choque entre estos dos titanes del tenis. El enfrentamiento 50 entre Djokovic y Federer por una nueva final para ambos. En este caso concreto, este partidazo, el más atractivo a priori de las semifinales, y toda una final anticipada, puede verse deslucido por el estado físico de Roger Federer. El suizo lleva todo el torneo prácticamente a trancas y barrancas, con evidentes rémoras físicas que le han impedido rendir al más alto nivel. Con todo y con ello, y en un encomidable ejercicio de escapismo, el de Basilea ha logrado apañárselas para plantarse en las semis de Australia. Sin embargo, la última afrenta ante el americano Tennys Sandgren puede haberle dejado seriamente tocado. No se entrenó el día siguiente a ese choque en el que salvó hasta siete pelotas de partido. Es toda una incógnita en este momento si ni siquiera podrá estar listo para saltar a la Rod Laver Arena en la jornada nocturna del jueves. Por su historial, sabemos que Federer no querrá retirarse del choque ya que nunca en su carrera lo hizo, por lo que deberá estar lo suficientemente, o al menos sentirse así, para atreverse a saltar a pista ante alguien como Novak Djokovic.

Diametralmente opuesta es la situación del serbio. Novak Djokovic llega a unas nuevas semis en su Grand Slam predilecto con un aura de favorito incuestionable. Solo ha dejado escapar una manga, y fue en primera ronda ante el alemán Jan-Lennard Struff. Desde ahí, todo victorias por la vía rápida, mostrando una seguridad, un aplomo, una solvencia y un tenis bastante por encima de los demás. Ni alguien como Milos Raonic, que venía como un tiro, pudo apenas crearle serios problemas, forzándole lo más un desempate. Espectacular trayectoria la de Nole que busca su octavo título en el Australian Open, quedándole solo dos escollos para ello. El último precedente ante Federer cayó del lado del suizo en las ATP Finals pero en Grand Slam no cede ante el suizo desde Wimbledon 2012. Han sido cinco victorias al hilo en ‘majors’, la última especialmente recordaba y dolorosa para Roger con esos puntos de partido no convertidos en la final de Wimbledon 2019. Veremos cómo se encuentra durante las horas previas al partido el ganador de 20 grandes, pero desde luego, se antoja realmente un milagro que Federer pueda, si logra estar en condiciones de jugar, hacerle partido y tener opciones reales de ganar a un Djokovic que con las nuevas pelotas Dunlop está sencillamente intratable en esta edición.

¿Qué pensáis vosotros? ¿Cuáles son vuestros vaticinios?


What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win