Garbiñe Muguruza acelera hasta semifinales en Australia


0
Garbiñe Muguruza acelera hasta semifinales en Australia

Veinte años después, España volverá a tener representación femenina en semifinales del cuadro individual del Australian Open. Garbiñe Muguruza fue la protagonista esta madrugada ante Anastasia Pavlyuchenkova, firmando su quinta victoria del torneo (7-5, 6-3), la décima de su temporada. De la mano de Conchita Martínez, la última española en llegar tan lejos en Melbourne, la caraqueña dio un paso de gigante en la Rod Laver Arena para quedarse a tan solo dos pasos del título. Rendimiento espectacular de la actual número 32 del mundo, que se enfrentará a Simona Halep en la jornada de mañana.

No por venir de ganar a grandes jugadoras en días previos se asegura una mantener el mejor nivel de tenis sobre la pista. Este era un principio que tanto Garbiñe (superior a Svitolina y Bertens) como Pavlyuchenkova (vencedora sobre Pliskova y Kerber) tenían que demostrar en el décimo día de competición. Un duelo que venía marcado por una clara superioridad de la española en el H2H (4-1), aunque ya sabemos que en este tipo de rondas hay otros factores que pesan más que otros. Como por ejemplo, la presión por alcanzar metas nunca antes alcanzadas. En el caso de Anastasia, en busca de unas semifinales de Grand Slam que hasta se le habían resistido. Un paso que parece pequeño pero que al miso tiempo resulta un salto de gigante.

Pese a todo, la primera manga del encuentro estuvo representada por una igualdad máxima en la que las dos tenistas rompieron el hielo a base de breaks. Uno por aquí, uno por allá. Tal era la equidad que hasta que no llegamos al 5-5 no nos dimos cuenta de que el auténtico protagonista estaba siendo el sol. Solamente se ganaban juegos cuando se jugaba con el de espadas. Pero este dato no tardaría en romperse con una Muguruza que sufría con el primer saque, pero más sufría Pavlyuchenkova cuando ponía en juego los segundos. Ese agujero le iba a marcar a lo largo de todo el combate, con una tensión inexplicable que le llevó a regalar varios puntos hasta ceder por 7-5 el primer asalto.

La dureza de ese primer set obligaba a que una de las dos saliera muy perjudicada a la entrada del segundo. De nuevo hubo quiebres, de ida y vuelta, pero era la española la que iba un pasito por delante, con un colchón importante para tener margen. Desde la grada, Sam Sumyk observaba la escena con mil cosas en mente, sabiendo que esta Muguruza no era ni parecida a la que él tuvo entre manos en los dos últimos años. Esta Garbiñe sigue siendo una pegadora pero más táctica, reservada para los momentos puntuales, enfocada en trabajar mejor los puntos y con un toque extra de determinación que le ha devuelto ese aura de tenista capaz de tumbar a cualquiera. Con esas armas repitió de nuevo su actuación ante una Pavlyuchenkova que veía como su techo en Grand Slams seguiría estando en los cuartos de final.

No tembló Muguruza para cerrar el duelo, aprovechando las debilidades de una rival venida a menos y, sobre todo, aprovechando un momento de forma espectacular que le empuja a sus quintas semifinales de Grand Slams, las primeras desde Roland Garros 2018. Mañana su rival será la jugadora más en forma del cuadro, una rival que todavía no ha perdido un set y que, curiosamente, fue la misma que le paró los pies hace dos años en París. El panorama no puede pintar mejor para la española, aunque lo más complicado todavía está por delante.


What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win