Rajeev Ram levanta un Grand Slam tras 58 intentos

Nunca es tarde si la dicha es buena. En el caso de Rajeev Ram, nacido en 1984, la dicha casi se queda perdida para siempre. Hasta 58 cuadro de dobles masculinos en Grand Slam ha tenido que disputar el estadounidense para conseguir su objetivo: salir campeón. Ese premio le llegó por fin en el Australian Open 2020, formando pareja con Joe Salisbury y registrando un récord para la historia. Y es que nadie tuvo que esperar tanto hasta levantar el trofeo, superando las 55 participaciones del checo Martin Damm.

“Bueno, es cierto que hasta 2016 prioricé más el circuito individual, estaba de ranking lo suficientemente alto como para entrar en los cuadros, así que el dobles no era algo para lo que trabajara. A partir de 2017 ya empecé a competir más en dobles, aunque la primera vez que jugué esta modalidad fue sobre 2007 o 2008, no lo recuerdo bien. No siento que lo haya estado intentando durante tanto tiempo, aunque haya jugado tantos cuadros. Siempre soñé con levantar alguno, aunque estos últimos años le puse mucho más nivel de intensidad”, repasó el hombre que hoy aparece con el mejor ranking de dobles de su carrera (5º).

Hasta llegar aquí, Ram tuvo que probar suerte con 23 parejas diferentes a lo largo de todos estos años, pero ha terminado siendo Joe Salisbury la media naranja que le ha permitido exprimir el jugo. “Son muchas cosas buenas las que tiene. No lo muestra externamente, pero es un tipo increíblemente competitivo, especialmente dentro de la cancha de tenis. Tiene una habilidad especial para estar siempre a la altura en las grandes circunstancias. Obviamente, también es un atleta increíble, esos dos factores son los que más resaltaría. Algo que nos ha ayudado mucho es que nos hemos convertido en grandes socios entre nosotros. En situaciones difíciles, por ejemplo, no nos ponemos nerviosos para decir lo que pensamos. Hay confianza entre nosotros, tiene una mentalidad abierta que siempre nos favorece”, argumenta sobre el británico.

La carrera de Ram en el mundo de dobles no ha tenido prisa en despegar, ganando este año el dobles masculino y el año pasado el dobles mixto en Australia. Eso sí, éste segundo no lo pudo defender esta quincena. “Estuve un poco enfermo durante la pretemporada, incluso tuve que estar un par de semanas en reposo, no fue la pretemporada que me hubiera gustado. Así que vine a Australia sin preparación, ya en la ATP Cup no me sentí demasiado bien. Hice una llamada desde allí para cuidar mi estado de salud, así que decidí anular mi presencia en el dobles mixtos. Tal vez tenga que seguir con esta decisión para el resto de mi carrera”, argumenta el hombre que cumplirá 36 años el próximo mes de marzo.

Con muchos problemas al comienzo, pero necesarios para ir generando confianza. “Como ya dijo Joe, sabíamos que estábamos listos para dar el golpe. Veníamos de jugar algún tiempo juntos, jugando bien, además veníamos de un duelo complicado en semifinales. Superar ese desafío nos ayudó mucho en la final. Tuvimos una gran energía, buena actitud, fuimos competitivos, esa fue nuestra fuerza principal para que nuestro tenis pudiera brillar. Ya en el primer set tuvimos varias oportunidades, creo que fueron 10 puntos de break, de los cuales solo aprovechamos uno. No teníamos un plan de juego específico, pero sí teníamos la actitud y energía que necesitábamos”, señala el oriundo de Denver.

Precisamente en Denver nace la historia de Rajeev, una historia que no se entendería sin la figura de su padre, Raghav, la estrella que ilumina el camino de su hijo desde hace unos meses. “Los últimos años han sido difíciles para mí, mi padre falleció en abril del año pasado por un cáncer de páncreas. Él fue quien me inició en esto del tenis, jugamos juntos todos los días que puedo recordar hasta cumplir los 12 años. Cuando sucede algo así, te sacude bastante. Además soy hijo único, vengo de una familia estrecha, pero hicimos muchas cosas juntos. Fue un momento duro, eso seguro. Por suerte, tengo la suerte de estar casado con una gran persona desde 2016. Ella sí viene de una gran familia, han sido mi apoyo todo este tiempo, también para mi madre. Ha sido todo un desafío, pero acontecimientos como el de hoy hacen que todo sea un poco más dulce. Ojalá mi padre haya visto lo que ha pasado hoy, seguro que estaría orgulloso”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.