Los perdedores del Super Bowl LIV


0
La debacle de Jimmy Garoppolo en el Super Bowl LIV

El 2 de octubre de 2020 fue una mala experiencia para los 49ers. Analizamos a los grandes perdedores del Super Bowl LIV.

Kyle Shanahan – Head Coach – 49ers

Vamos a ser sinceros: cuando ganas un partido, todas tus decisiones serán vistas como aciertos, pero cuando pierdes habrá al menos una o dos llamadas que generarán ruido entre los aficionados. Y lamentablemente para Shanahan le tocó estar del lado negativo otra vez.

Primero que nada, está el tema del manejo del último minuto en el segundo cuarto. En ese momento los 49ers estaban jugando bien y podrían haber buscado un gol de campo (algo que, misteriosamente, Shanahan trató de hacer después de correr con el balón en las dos primeras oportunidades y después de dejar ir más de 30 segundos), pero el manejo del reloj fue muy extraño. En ese momento se justificó como no arriesgar de más, y podría ser cierto, pero en el balance final será visto como algo negativo porque perdieron el encuentro.

Y luego está el tema del último cuarto. Con tercera y diez y abajo por cuatro puntos decidió mandar un pase de 50 yardas (que no pudo completar Jimmy G con Emmanuel Sanders). Ahí decidió arriesgar y no le salió bien la jugada, y como ya decíamos, cuando pierdes el partido tus decisiones serán cuestionadas. Y después de lo que le pasó a los Falcons en el Super Bowl LI el tema de “Kyle Shanahan no sabe manejar partidos” retomará fuerza.

Jimmy Garoppolo – QB – 49ers

Vamos a ser sinceros: después de la primera intercepción su juego se estabilizó y parecía que iba encaminado a una buena actuación en el partido. El problema es que en el último cuarto las cosas se comenzaron a complicar y Garoppolo no pudo sacar algunos pases importantes, sobre todo en la serie del último cuarto donde necesitaban recuperar la ventaja que acababan de perder. De hecho el famoso tercero y diez donde falló el pase largo para Emmanuel Sanders vino porque Jimmy G falló sus pases en primer y segundo down. Ya cuando lanzó su segunda intercepción sobre el final del encuentro quedó claro que el Super Bowl LIV fue un partido de balance negativo para este quarterback.

El ataque terrestre de los 49ers

La clave para este equipo todo el año había sido correr con el balón de forma eficiente. Eso no sucedió en el Super Bowl LIV y ahí está el resultado.Raheem Mostert, que venía de un juego histórico ante los Packers en la Final de la NFC, fue limitado a 58 yardas en 12 acarreos mientras que Tevin Coleman se quedó en 28 yardas durante el partido. Con esa producción era imposible establecer el plan de juego de San Francisco, y eso eventualmente le puso presión de más a Jimmy Garoppolo.

Robert Saleh – Coordinador Defensivo – 49ers

En la semana previa a este partido se habló de la posibilidad de que Steve Spagnuolo pudiera diseñar un sistema defensivo que detuviera al ataque de los 49ers, y del otro lado la pregunta era qué podía hacer la defensiva de San Francisco para contener a Patrick Mahomes y compañía. La respuesta fue extraña, sobre todo porque los Niners fallaron en un punto donde se suponía no había posibilidad de error.

Los Chiefs terminaron ganando el partido por su juego terrestre, y eso es algo que pocos veían venir antes del Super Bowl LIV. Damien Williams corrió para 104 yardas en una actuación que desequilibró a la defensiva de los Niners, y eso eventualmente le fue dando espacios a Patrick Mahomes para generar jugadas importantes. De hecho un punto importante es que la línea frontal no pudo conseguir más que un sack, y aunque generaron presión sobre Mahomes no fue la suficiente para detener a esta ofensiva. Saleh se lleva su dosis de culpa por no encontrar la forma de ajustar en el último cuarto y evitar el rally de los Chiefs.

Mención especial: los 49ers como equipo

Entre la década de los ochenta y principios de los noventa los San Francisco 49ers ganaron cinco Super Bowls y se ubicaron como la franquicia más ganadora de este juego. Y algo todavía más importante: estaban 5-0 en el Super Bowl. El problema es que desde 1994 no han vuelto a ganar el “partido grande”, y ahora ya son 26 años sin conseguir un campeonato. Y para acabar de complicar las cosas: después de aquel triunfo aplastante sobre los Chargers en el Super Bowl XXIX este equipo solamente ha logrado llegar al Super Bowl en dos ocasiones: ante los Ravens en la edición XLVII y este año ante los Chiefs, perdiendo ambos encuentros y viendo cómo su marca en Super Bowls ha caído a 5-2. Esta derrota duele como franquicia.


What's Your Reaction?

hate hate
0
hate
confused confused
0
confused
fail fail
0
fail
fun fun
0
fun
geeky geeky
0
geeky
love love
0
love
lol lol
0
lol
omg omg
0
omg
win win
0
win