Al no tener que defender un título Saúl “Canelo” Álvarez la elección del próximo rival del mexicano se está convirtiendo en una subasta a la baja entre los británicos Callum Smith y Billy Joe Saunders.


El mexicano paga a sus rivales para enfrentarlos e impone sus condiciones, hasta cláusulas ocultas como ocurrió con Sergey Kovalev  y todo lo que desee. El dinero manda y ser finalmente el elegido te hace millonario por lo que casi todos están dispuesto aceptar todo que se les exija por la mayor cantidad de dinero posible.

El propio De la Hoya reconoció que todavía no hay rival porque piden demasiado dinero y ellos están intentando bajar esas peticiones. Es habitual en las negociaciones que De la Hoya incluso nombre a otros rivales para propiciar que con los que está negociando acaben aceptando lo ofrecido, antes de ver como finalmente se decido por otro.

Tanto Smith como Saunders son promovidos por Eddie Hearn. El promotor está en una situación complicada, se encuentra en la obligación de conseguirles la pelea a los dos. Pero sabe que solamente uno será el elegido, sabiendo lo que está dispuesto aceptar uno y otro, e informar a uno y otro de como van las negociaciones.

Hearn declaró:

“No buscamos nada fuera de lo común. Así que mantengo a Saunders y Callum informados. Básicamente, “Canelo” elegirá y dirá este es el que quiero’”.

Hace unos días Billy Joe Saunders mostró su frustración y declaró que Golden Boy Promotions cada vez ofrece menos y dijo que la promotora de “Canelo” está haciendo ofertas a la baja para ver si él o Smith acaban aceptando.

Parece ser que la cifra que les ofrece nada tiene que ver con los 12 millones de dólares que cobró Sergey Kovalev.

El ruso recibió tanto dinero porque tenía que aceptar la pelea habiendo peleado a finales de agosto, siendo consciente que no tenía tiempo de recuperación y preparación entre una y otra pelea. Además, tuvo que aceptar la cláusula oculta de rehidratación por lo que la cantidad que recibió el ruso fue mayor siempre y cuando no la diese a conocer.