Diego Schwartzman habla sobre la situación del coronavirus

Tras estar lesionado varias semanas y, consecuentemente, perderse el ATP de Buenos Aires o la eliminatoria de Copa Davis de Argentina, Diego Schwartzman tenía ganas de volver a pisar una cancha. Eso era algo que iba a ocurrir en el Masters 1000 de Indian Wells, pero el argentino ha sido una víctima más de la suspensión del circuito a causa del coronavirus. Días después, Diego comparte con La Nación cuál es su hoja de ruta a partir de ahora y qué opina sobre todo el revuelo mediático, cómo se ha gestionado la situación y qué hacer a partir de ahora.

“Se creó una situación de miedo, sin entender muy bien cómo era el contagio ni cómo se prevenía, y terminó en esta situación, que lamentablemente es complicada. Lo principal es la salud de todo el mundo. Es un momento delicado y hay que entender que la forma de solucionarlo es ayudando todos un poquito. Hay que cuidarse y tomar todos los consejos de los profesionales, hay que evitar que el coronavirus pase a mayores en la Argentina”. Escuchar hablar así a un referente para tantos jóvenes resulta tranquilizador, y solo cabe esperar que estas guías de salud se apliquen a través de las grandes masas. Donde no muestra tanta positividad Diego es a la hora de hablar de cómo la ATP gestionó la crisis, especialmente en el apartado de la comunicación con los jugadores.

“No me gustó. Yo aterricé en Los Ángeles el domingo y me enteré que se había cancelado por mensajes de Facundo Lugones (el entrenador de Cameron Norrie) y Fede Coria. Pensé que me estaban haciendo una broma. Pero después vi un mail que estaba únicamente en inglés, no estaba en un par de idiomas, y el título era muy tranquilo, algo así como ‘notificación de la ATP’. Muchas veces esos mails no tienen información tan relevante (…) Esa fue la forma de comunicación de que semejante evento se suspendía. Eso fue lo que me enfadó, porque la decisión de suspenderlo era la más sensata. Está bien la suspensión total, porque hay un montón de deportistas que están con el virus y contagiarían a otros y haría que se multiplicase”.

Además, Schwartzman se mojó a la hora de hablar de uno de los mayores debates actuales: qué hacer con los puntos ATP. ¿Debería congelarse el ranking, tomando una decisión de carácter excepcional, o seguir las reglas de la ATP y descontar los puntos que no se pueden defender? El bonaerense lo tiene muy claro: “Así como se suspendieron los torneos, el ranking debería de congelarse hasta nuevo aviso. Se debería congelar o hacer un promedio, la verdad que no lo sé. Es una decisión difícil”.

Una vez se suspenden todos los torneos, toca volver a la realidad y no alejarse de una premisa importante para todos: es importante no perder el ritmo o las sensaciones en estas seis semanas de parón. Ahora, El Peque es consciente de esta situación y valora junto a su equipo qué hacer para paliar la falta de torneos: “Estamos viendo qué hacer con mi equipo. Supongo que haremos de cuenta que el año no empezó y prepararemos una pretemporada de tres o cuatro semanas. Tenemos que pensar que será un año un poco más corto de lo normal y hay que adaptarse”.