Nottingham Forest, de segunda división a bicampeón de Europa


A día de hoy, pocos recuerdan que aquel equipo que ronda por la media tabla de la Football League Championship supo hacerse con la orejona dos veces seguidas.

Actualmente, Nottingham Forest se encuentra quinto en la segunda categoría del fútbol ingles con la esperanza de regresar a Premier League luego de 16 años. Pero este equipo que hoy parece ser uno más, que incluso tuvo un paso por la tercera categoría, fue capaz de ser campeón de Champions League, no una, sino dos veces.

La época gloriosa del Forest tiene un nombre fuertemente arraigado y es el de Brian Clough. El entrenador inglés llegó en 1975 al club y lo salvó del descenso. Tras un largo proceso de tres temporadas consiguió volver a la First Division. Durante 1978 arreglaría su relación con Peter Taylor, quien fue ayudante suyo en Derby County y con quien se había peleado, en parte por su particular y loca actitud engreída que lo hacía tan único como molesto.

Con el regreso de Taylor a su costado, conquistaron el título al primer intento en la máxima categoría y también la clasificación a la Copa de Europa. En su debut en el torneo continental eliminaron a Liverpool, el vigente bicampeón de la competencia y a quien le habían arrebatado el título nacional.

Luego dejaron en el camino al AEK Atenas de Puskas, a Grasshopper de Suiza y Colonia. Así llegaron a la gran final en el Estadio Olímpico de Munich. Tras un 1-0 suficiente para otorgarles el título, Clough dijo: “No fue un gran partido, ellos fueron un equipo aburrido. De hecho, Suecia es una nación aburrida. Pero ganamos, que importa lo demás”.

Al año siguiente el resultado fue el mismo, con rivales como Osters de Suecia, el Argeș Pitești rumano, Dinamo Berlin, Ajax y Hamburgo en la final, los Reds lograban algo impensado algunos años atras y conquistaban por segunda vez consecutiva la Copa de Europa. 

Aquel equipo, con nombres como Peter Shilton, Trevor Francis y Kenny Burns, dejaron una huella en la historia junto a Clough, como artifice desde el banco, que hoy tiene su estatua y una grada en su nombre presentes en City Ground y que alguna vez expresó: “No diría que fui el mejor entrenador. Pero estaba dentro del top 1”.

Foto: Matthew Lewis/Getty Images

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.