El WEC también se enfrenta a los desafíos de cumplir el calendario

La temporada 2019-2020 del Campeonato Mundial de Resistencia, WEC esta en serios problemas. La pandemia de Coronavirus ha obligado a posponer la cita de «Las 1000 Millas de Sebring», «Las 6 horas de Spa-Franchorchamps» y las históricas y míticas «24 horas de Le Mans» que son las tres competencias que cierran la temporada en este año. La competencia de Sibring ya fue cancelada, las otras dos están pospuestas. La cita francesa ya tiene fecha en agosto. El reacomodamiento de estas competencias también es toda una historia para la dirigencia que esperan que esta situación mundial pueda ser controlada lo antes posible para empezar a rearmar este rompecabezas.

Los principales problemas que afronta la dirigencia del WEC están dados en el año entrante, la próxima temporada, 2020-2021 se perfilaba como el momento justo para la modernización de los autos y dar un salto de calidad marcando el fin de una etapa y dando inicio a una nuevo ciclo en las competencias de larga duración. La idea era poder implementar los nuevos hypercars LMH que vienen a reemplazar los autos de la categoría LMP1 que es la principal divisional de la competencia. esto se debe dar a partir de la implementación de la nueva reglamentación que se pensaba para el 5 de septiembre de este año.

El equipo Toyota ya a considerado que debido a esta pandemia de Coronavirus que azota al mundo ha logrado alterar los planes originales que se habían trazado para poder desarrollar estos autos con total tranquilidad y en los tiempos lógicos. La marca japonesa ya avisó del importante retraso que han sufrido producto de la merma de trabajo en la fabrica producto del Corvid-19 y las limitaciones que existen a partir del avance de este virus en todo el mundo.

“El impacto es enorme. Para nosotros, un retraso en el debut de la reglamentación no sería malo, ya que tendríamos más tiempo para trabajar en el proyecto, pero el problema es que esta situación nos está impidiendo el recibimiento de algunos materiales. Por el momento, no sabemos cuándo nos llegará la caja de cambios y otros componentes del chasis. Todo se ha ralentizado, la presión aumenta y seguirá aumentado conforme se acerque el inicio de la temporada, a no ser que se posponga”, aseguraron fuentes cercanas a Toyota.

«Si Silverstone no se hubiera aplazado, no habríamos estado listos para el comienzo. En esta situación nadie tiene ventaja, todo lo contrario, porque ni siquiera puedes saber qué ocurrirá en un par de días. Ya llevábamos un poco de retraso, pero la falta de entrega de materiales ha empeorado las cosas y todo influirá en el arranque del proyecto. Estamos buscando alternativas, hablando con otras compañías para resolver diversos problemas, pero también tenemos que mirar por nuestros programas en el WRC y GT4” concluyeron.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.