Arrondo: "Las Leonas son una metáfora de esperanza"

(Por Fernando Bianculli) En la antesala del Mundial en España y Países Bajos, que plantea al hockey argentino el desafío de conquistar la tercera estrella de su historia, Inés Arrondo, una de las artífices de la gesta fundacional hace 20 años en Perth, apostó por Las Leonas, a quienes por linaje histórico reconoció como “una metáfora de esperanza”.

La constitución de su identidad se produjo en un contexto de adversidad y esa fortaleza se mantiene hoy como un rasgo distintivo del seleccionado argentino femenino: “No nos olvidemos que en los años de nuestro surgimiento, el país atravesaba una crisis producida por las políticas neoliberales. Haber salido campeonas del mundo fue una demostración de que se puede salir adelante a pesar de las circunstancias”, destacó Arrondo en diálogo con Télam.

Las Leonas ganaron su primer Mundial en Perth (Australia), dos años después de sorprender con la medalla de plata en los Juegos Olímpicos Sydney 2000, competencia en la que por primera vez lucieron el emblema felino en su camiseta.

Desde entonces, la historia del hockey argentino cambió para siempre y el cuadro de honor se llenó de medallas con un nuevo título del mundo (Rosario 2010), otros cuatro podios olímpicos (plata en Londres 2012 y Tokio 2020; bronce en Atenas 2004 y Río de Janeiro 2016), siete conquistas en el Champions Trophy y tres oros Panamericanos (2003, 2007 y 2019).

“Es una enorme alegría ver que 20 años después de su nacimiento, el símbolo de Las Leonas siga teniendo vigencia. A pesar del paso del tiempo y del recambio de jugadoras nuestro símbolo sigue inspirado a miles de jóvenes a acercarse al deporte y al hockey particularmente”, celebra Arrondo, primera secretaria de Deportes en la historia argentina.

La marplatense, jugadora del seleccionado argentino entre 1997 y 2004, fue integrante de la generación dorada que condujo Sergio “Cachito” Vigil en el inicio del nuevo milenio y tiene el mérito de haber sido partícipe del diseño del logo eternizado en el tiempo.

“La gente se apropió de ese símbolo, se sintió orgullosa de estar representada por ese equipo, principalmente las niñas y mujeres, que encontraron un deporte un lugar donde proyectarse. Los grandes logros deportivos, como las medallas y el título mundial en 2002, logrado prácticamente sin estructura y desde el amateurismo, hizo que Las Leonas tuvieran una llegada muy profunda en la sociedad”, analizó sobre la perdurabilidad del fenómeno deportivo.

“Eso generó una expansión del hockey a todos los rincones del país y a todos los sectores sociales. Creo que en parte todo eso tuvo que ver con este presente y con el crecimiento sostenido en el tiempo”, reafirmó en la previa del debut argentino en la XV Copa del Mundo.

Las Leonas se presentarán este sábado ante Corea del Sur a las 13.00, el domingo frente a España a las 16.30 y el jueves próximo jugarán contra Canadá, también a las 13.00, el último partido correspondiente al Grupo C, programado en la ciudad catalana de Terrassa.

Arrondo confía en las posibilidades de Argentina, que este año obtuvo su clasificación mundialista al adjudicarse la Copa Panamericana en Chile, en enero, y recientemente ganó de forma invicta y brillante su primera FIH Pro League.

En ese torneo jugado como prólogo del Mundial, Las Leonas registraron 13 victorias y 3 empates en 16 partidos, resultaron el seleccionado más goleador (43), tuvieron a la máxima anotadora (Agustina Gorzelany, 12) y terminaron con el segundo arco menos vencido (18).

Pese a todo, Arrondo advirtió: “Uno de los grandes aprendizajes que me dejó el alto rendimiento es el de arrancar de cero cada vez. En el alto rendimiento los momentos ideales no existen. O en todo caso, hay que sentir que cada momento es ideal. Los triunfos siempre son una inyección de ánimo, pero cada partido arranca 0 a 0. La medalla de Tokio y la Pro League son una demostración de que pueden lograrlo, pero tienen que volver a demostrárselo juntas”.

Con su espíritu deportivo intacto (“Me divierte imaginarme cómo hubiese sido tener de compañeras a las chicas que hoy forman parte del equipo”), la exleona elogió la tarea de Fernando Ferrara, entrenador designado en octubre del año pasado en reemplazo de Carlos “Chapa” Retegui.

“Fernando es un técnico con formación, con un recorrido de muchos años como técnico en el exterior y en el país. Apostó a volver a la Argentina luego de muchos años y creo que de alguna manera se le está dando la oportunidad que vino a buscar. Las Leonas son uno de los equipos más importantes que tiene el deporte argentino, en este país hay grandes jugadoras, grandes deportistas y creo que la clave va a estar en inspirar y conducir el camino que tienen por recorrer”, avaló.

Consultada por la decisión de prescindir de una jugadora histórica como Delfina Merino, la funcionaria nacional aceptó que se trata de “un tema de gustos de cada entrenador”.

“Quien elige sabe que corre riesgos a la hora de decidir. Delfina es una gran jugadora y una gran deportista, con muchos años de trayectoria, pero quiénes hacemos deporte en equipo sabemos que está la subjetividad del cuerpo técnico a la hora de elegir”, explicó.

“Las listas de los ciclos olímpicos o mundialistas son durísimas siempre. Creo que lo que no tienen que descuidarse son las formas, es importante contener a las y los atletas que le ponen el cuerpo todos los días a representar al país y tener siempre un canal de dialogo abierto para resolver o acompañar en lo que haga falta”, consideró.

Finalmente, Arrondo descubrió un hilo conductor que emparenta al seleccionado de su tiempo con el actual que buscará la gloria el 17 de julio en Terrassa: “Lo que nos une de generación en generación son los colores de nuestra bandera y nuestro símbolo. Una leona habita en cada una de nosotras”.

Con información de Télam

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.