El joven estadounidense Musah no mira hacia atrás antes del choque con Inglaterra

Una trayectoria profesional ligeramente diferente podría haber llevado a Yunus Musah a alinearse junto a su compañero de 19 años Jude Bellingham en el partido de Inglaterra contra Estados Unidos el viernes.

Incluso podría haber jugado con Ghana contra Portugal el jueves.

En cambio, el joven centrocampista se pondrá la camiseta de Estados Unidos por vigésima vez en el partido del Grupo B de la Copa Mundial que se celebrará el viernes en Al Khor, en el que su equipo intentará dar una gran sorpresa.

Musah nació de padres ghaneses en el Bronx neoyorquino, pasó sus primeros años cerca de Venecia y se trasladó a Londres con su familia en 2012, donde se formó en la academia del Arsenal.

Su camino hacia la Premier League parecía claro cuando representó a Inglaterra desde la categoría sub-15 hasta la sub-18, pero optó por dejar el Arsenal y fichar por el Valencia en 2019 y debutó con Estados Unidos un año después, en partido contra Gales.

Musah debutó el lunes en la Copa Mundial en el empate inicial de Estados Unidos con Gales (1-1), un resultado que significa que el viernes habrá mucho en juego contra el líder del grupo, Inglaterra.

Al igual que Estados Unidos, Inglaterra también está repleta de jóvenes talentos, y Bellingham y Bukayo Saka, de 21 años, acapararon la atención en la paliza por 6-2 a Irán.

El centrocampista Musah podría haber sido su compañero de equipo, pero no se arrepiente de no haber seguido sus pasos.

“Fue una decisión difícil, porque lo pasé muy bien con Inglaterra y el país hizo mucho por mí”, declaró Musah, que habla inglés, español, italiano y haussa, a los periodistas en la base del equipo de Estados Unidos, a las afueras de Doha.

“Va a ser un partido especial, sin duda, porque he jugado en los dos lados”, dijo.

Musah decidió aprovechar sus oportunidades en La Liga española porque consideraba que en el Arsenal le faltaban oportunidades en el primer equipo.

La decisión ha resultado ser acertada, ya que Musah ha disputado casi 100 partidos con el primer equipo y ha sido convocado en 20 ocasiones.

“Nunca sabré (qué habría pasado si me hubiera quedado en Inglaterra)”, dijo Musah. “Pero sentí que tal vez no habría estado en el primer equipo del Arsenal tan pronto y sentí que tenía el potencial a esa edad para jugar en el primer equipo, por lo que decidí el traslado a Valencia. Las cosas salieron muy bien”.

Tras no conseguir la victoria sobre Gales el lunes, cuando el gol de Tim Weah fue contrarrestado por un penalti de Gareth Bale, Estados Unidos tiene la presión de conseguir algo en el partido contra Inglaterra, aunque una derrota no acabaría con sus esperanzas.

Musah afirma que “hay mucho en juego”, pero que la experiencia adquirida el lunes les ayudará el viernes.

“Ya nos hemos quitado de encima el primer partido y tenemos una idea del ambiente y sabemos para qué estamos aquí, y va a ser más fácil controlar esos nervios”, dijo.

Con información de Reuters

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *