FUTBOL – Se cumplen 10 años del 7-1 de Alemania a Brasil: Müller y Lahm le revelaron a ESPN un detrás de escena sin precedentes

En una de las salas reservadas como estudio del Allianz Arena estoy esperando a Thomas Müller. El fin de semana anterior, el Bayern de Múnich había ganado por 2-1 al RB Leipzig y, en unos días, se enfrentaría al Friburgo. En medio de sus compromisos en la Bundesliga, en un momento de presión para el equipo, se detuvo a hablar del 7-1.

Diez años después, la mayor derrota de la historia del fútbol brasileño parece no haber terminado aún. El impacto de este juego es tan grande que va mucho más allá del deporte. Al fin y al cabo, ¿quién no ha oído nunca la expresión “un 7 a 1 diferente cada día” al referirse a los males de nuestro país?

Müller es una de esas personas que con su amabilidad consiguen que el ambiente en el que se encuentre sea más relajado. Entra a la sala al lado de su asesor personal con una sonrisa en el rostro, me saluda y comienza una charla sobre el Mundial 2014. Menciono que estuve con la selección durante todo el período en Brasil en la cobertura de ESPN; pronto me vienen a la mente buenos recuerdos de él.

Müller, que tiene experiencia en el manejo de medios, también conoce algunos procesos habituales antes de iniciar una grabación. Como, por ejemplo, aplaudir delante de las cámaras para facilitar la sincronización del sonido durante el montaje. Él mismo es el encargado de confeccionar la tablilla: “7 a 1, primera toma”.

Dos semanas más tarde viajé de nuevo a Munich. En un barrio tranquilo de la ciudad, un poco más alejado del centro, busco el número 19 de Ehrengutstrasse. Al entrar en el despacho de Philipp Lahm, los recuerdos expuestos de su exitosa carrera en el Bayern y en Alemania dan la debida dimensión a su tamaño.

Lahm prefiere hablar en alemán. Entiende y habla inglés como Thomas Müller, pero se siente más cómodo recordando el 7-1, como capitán de Alemania, aquel 8 de julio de 2014, en su lengua materna. Mucho más comedido que su excompañero, el exlateral se muestra tranquilo y directo en sus respuestas. Poco a poco se fue relajando al recordar el partido que marcó para siempre su vida.

El reportaje que sigue es el recuerdo de estos dos personajes de Alemania en la derrota por 7 a 1 contra Brasil, en las semifinales del Mundial 2014, en el Mineirão, en Belo Horizonte.

Las primeras horas del día y la estrategia alemana

Müller: Normalmente empezamos desde nuestra base de entrenamiento… Tuvimos que viajar porque en Bahía teníamos una hermosa playa y nada más. En el bosque, en la parte salvaje de la naturaleza… Así que teníamos que viajar. En el último entrenamiento del día anterior hizo calor en el estadio. Sabíamos que la temperatura sería alta y que el estadio estaría lleno de brasileños, oraciones y toda esa energía. Comienzas el día con el conocimiento del gran juego que se avecina. Casi al mismo nivel, pero creo que sentimos que Brasil tenía, quizás, un poco de ventaja. Para jugar en casa, porque fueron muy fluidos… Pero, por otro lado, cuando eres frío, calculas y piensas en los hechos, esas ventajas también pueden ser desventajas. Una cosa que recuerdo es que Neymar estaba lesionado, así que tal vez los brasileños estaban asustados porque no tenían a su superestrella. ¿Cómo podrían vencer a los alemanes? Pero creo que tenían mucha confianza. Pero esta gente, esta presión, la esperanza de cada hincha brasileño, presionó mucho a ese equipo. No empezaron mal, pero lo que hizo la presión quedó claro en la primera mitad. La presión fue una de las principales razones por las que el 5-0 llegó al descanso. Porque después del primer gol encajaron…

(Su gol)

Müller: Sí, mi objetivo. Era un buen sentimiento. Los jugadores se volvieron locos. Querían atacar, atacar… Sintieron ese momento, iban perdiendo 1-0 en el marcador y necesitaban igualar lo más rápido posible. Estaban atrás, necesitaban hacer todo lo posible para ganar este partido para el país… Pero con ese tipo de presión, con ese estilo de juego, perdieron el control. Cometieron errores, nos dieron la mitad del campo. Muchos atacaban todo el tiempo. En esta situación teníamos competencia para ganar 5-0. Algo bueno para nosotros fue el partido de cuartos de final contra Francia. Hicimos un partido muy maduro, un partido que necesitábamos. Manuel Neuer, por ejemplo, lo hizo muy bien. Marcamos un gol temprano y lo salvamos. Tuvimos la sensación de “vale, somos fuertes defendiendo”. También contra Francia tuvieron a Benzema, muy buenos jugadores, pero pudimos quedarnos con cero en el marcador. Sabíamos que los brasileños querían controlar el juego, querían correr riesgos, jugar, son muy técnicos, al más alto nivel posible, querían “jugar bonito” en lugar de sólo un gol de falta o de cabeza. . Teníamos la sensación de que necesitábamos defender bien, pero cuando estábamos en el campo brasileño necesitábamos hacer nuestro juego. Teníamos jugadores maduros. A mi lado Philipp Lahm, a mis espaldas Mesut Özil, un jugador muy creativo, Toni Kroos, nunca nervioso, Bastian Schweinsteiger… Teníamos jugadores acostumbrados a lidiar con la presión. Creo que este fue un punto importante para nosotros al enfrentarnos a este equipo de Brasil, porque, siendo honesto, si miramos las estadísticas del juego, creo que la única estadística que ganamos fue la cantidad de goles. Los brasileños lograron hacernos daño, pero presionaron mucho. Creo que este es el análisis clínico que hago cuando recuerdo este partido.

Lahm: Expectativa. Un partido de semifinales contra el equipo local es algo muy especial. Estábamos muy emocionados. Sabíamos que los brasileños se emocionarían mucho y nos presionarían. También sabíamos que tendríamos que atacar la línea ofensiva, superarla. Entonces tendríamos muchas posibilidades contra la defensa brasileña. Nunca es una buena noticia que las estrellas del equipo no jueguen, independientemente del rival. Quieres compararte con los mejores, y perder a Neymar, sobre todo, fue muy triste para la selección brasileña. Pero nunca se sabe, podría darle fuerza al equipo, cuando las estrellas no juegan y el equipo necesita unirse más.

Camino al Mineirão y discurso del entrenador Joachim Löw

Lahm: Para ser honesto, no lo recuerdo (caminando hacia el estadio). Estás muy concentrado, vas a jugar contra el equipo local y sabes que serán 90, tal vez 120 minutos, y que será un partido difícil. Debo decir que no lo recuerdo. Löw dijo primero que disfrutara del juego. Es especial jugar contra el equipo local y podríamos pasar a la final. Entonces, como dije, atención y concentración, pero una gran posibilidad de pasar a la final en Brasil. Cuando estás tan concentrado, incluso en el vestuario, hablas con tus compañeros de los planes, de lo que vamos a hacer, pero… Estás tan concentrado en el partido, una semifinal contra la casa. Equipo, contra una gran nación futbolística, lo cual es algo muy especial. Estás muy concentrado. La mayoría de nuestros jugadores ya habían pasado por esto con la selección, jugando una semifinal. En 2010, en Sudáfrica, jugamos una semifinal. En 2012 estábamos en las semifinales de la Eurocopa y éramos un equipo experimentado.

Müller: Antes del partido, no. Pero recuerdo bien su discurso en el entretiempo. Creo que es famoso, muy conocido, que nos miramos… ¿5 a 0? ¿En Brasil? ¿Contra este equipo brasileño? No lo podíamos creer, pero estábamos llenos de adrenalina. Joachim Löw fue el primero en decir “muchachos, tengan cuidado”. “Ojo, no hagas estupideces, sé respetuoso hasta el final del partido”. Estábamos seguros de que no perderíamos el 5-0, pero su primera frase fue “mantengamos el respeto por la afición, los jugadores y este país”.

Alemania 1-0

Müller: Siempre se habla mucho de los goles a balón parado que estaban previstos, pero a veces no. Pero en este caso, estaba previsto que Miroslav Klose y yo corriéramos en direcciones opuestas para, tal vez, bloquear a quien nos seguía; normalmente se trata de una marcación individual. Empecé en el poste delantero, apunté al poste trasero e intercambiamos posiciones. Durante este intercambio, soy libre porque no recuerdo… ¿David Luiz? Tenía que marcarme, pero no podía seguirme por culpa de Miroslav Klose y también de su oponente. Que el balón cayera exactamente en ese lugar tal vez fue suerte o un buen centro, pero había un plan de intercambio de posiciones para crear caos y tal vez un disparo o un cabezazo libre.

Lahm: No necesitaba decir mucho. El equipo estuvo allí en el momento adecuado. Hicimos el 1-0, nos sentimos confiados y, al mismo tiempo, nos dimos cuenta de que la confianza de los brasileños se había ido. Cometieron pequeños errores que nosotros aprovechamos.

Cuatro goles entre los 23 y 29 minutos

Lahm: No creo que sea posible describirlo. Nunca había experimentado algo así en mi carrera. Fueron seis minutos en los que los brasileños cometieron muchos errores y nosotros aprovechamos todas las posibilidades. Por tanto, diría que nunca en mi carrera había vivido algo así. Incluso si logras dejar pasar el primer gol, pero luego concedes el segundo, entendemos cómo los jugadores sintieron esa presión. Esta situación quizá les agobia, sobre todo en esos seis minutos.

Müller: La selección brasileña se derrumbó. Cuando concedieron el segundo gol, como intenté describirlo, se esforzaron demasiado. Todos querían ayudar a marcar un gol, por lo que pierdes el equilibrio. En ese partido fuimos muy decisivos, marcamos en cada ataque. Como mencionas, entre 23 y 29 minutos, cuatro goles… Normalmente no eres tan eficiente, incluso si tienes oportunidades. Creo que en la primera mitad, o durante este período loco, no hablamos mucho. Simplemente lo hicimos. Teníamos buena onda, buenas combinaciones, estábamos en muy buena forma y no tuvimos mucho tiempo para pensar en lo que estaba pasando. La conversación se produjo durante el descanso. Luego tuvimos tiempo de decir ‘wow, no lo puedo creer’. En ese momento, estábamos en modo guerrero automático. Joachim Löw nos puso en un estado mental antes del partido en el que necesitábamos estar preparados para todo, debido a las fortalezas de Brasil. Entonces, en esa primera mitad, estábamos en nuestro programa para estar listos, hacer las cosas correctas con la máxima intensidad y simplemente sucedió.

¿Alemania perdió equilibrio en la segunda parte?

Muller: No, no. Cuando miras los primeros diez, 15 minutos del segundo tiempo, creo que Brasil tuvo dos o tres buenas oportunidades. Imagínese si anota en la primera oportunidad, anota en la segunda y anota en la tercera. Entonces, no era nuestro plan retirarnos. Nuestro plan era hacer cosas que fueran respetuosas en el campo y no irrespetuosas. Aportamos nueva energía, André Schürrle marcó dos goles más, así que nuestro plan era ganar y hacer un buen partido también en la segunda parte, pero no es normal marcar cinco goles en la primera parte. Esa fue la diferencia.

Lahm: No. Tuvimos un ejemplo negativo: el partido contra Suecia unos meses antes en la clasificación. Estábamos ganando 4-0 en el descanso, pero al final el partido terminó 4-4. Muchos jugadores tenían eso en mente, así que nuestra estrategia fue mantenernos concentrados y avanzar así en la segunda parte. En el fútbol todo puede cambiar muy rápido, por eso queríamos estar concentrados en la segunda parte para no encajar ningún gol. Si Brasil marcara un gol, y tal vez un segundo, el partido podría estar reñido. No imagines que era sólo yo quien hablaba. Fui de jugador en jugador, especialmente en las mayores. Se habla, se intercambian ideas para mantenerse enfocados y concentrados, pero a menudo también se hace esto en grupos pequeños.

Tristeza brasileña en las gradas

Lahm: Esto (la tristeza de los aficionados) ya se pudo notar en la primera parte, cuando marcamos cuatro goles, uno tras otro. Se podía ver lo tristes que estaban todos en el estadio. Puedes decir lo que quieras en el vestuario durante el descanso, pero sabes que estás ganando 5-0. Eso también influye en tu equipo. Pensé que nuestra segunda mitad fue peor. Seguíamos en un buen nivel, pero Brasil tuvo algunas oportunidades de marcar. Pudieron haber marcado, pero creo que Brasil reconoció que seguíamos jugando. Seguimos jugando en serio, así me sentí. Después la afición brasileña aprobó porque seguimos jugando en serio.

Müller: Creo que logramos (sentir la tristeza), pero no lo recuerdo. Después del partido tuve tiempo para pensar en lo que pasó y tenía en mente que tendríamos que cruzar el país para regresar a nuestro hotel. ¿Cómo reaccionarían los brasileños? ¿Estarían enojados o agresivos con nosotros? No lo sé, no sabía cómo serían las reacciones después de una derrota así. Al final, creo que debido a que la derrota fue tan evidente y tan masiva, la gente nos tenía mucho respeto. El ambiente en el estadio era bueno.

El pitazo final

Lahm: Para mí eso era algo incomprensible. Un 7-1 en la semifinal, contra el país anfitrión… Primero necesitaba entender eso. Primero necesitaba entender cómo había sucedido esto, pero poco después empezamos a pensar en la final. Joachim Löw también se mostró sorprendido por lo sucedido. Cuando dos naciones se enfrentan en fútbol, ​​en semifinales o en eliminatorias, siempre se da por sentado que el partido estará reñido. No es un partido que se pueda decidir en 80 minutos. Crees que en 90 minutos, 120, será un partido reñido. Él también lo hizo, pero permaneció muy tranquilo. Creo que pronto empezó a pensar en la final.

Müller: Estábamos celebrando, pero quizás todo fue más tranquilo de lo que imaginas. La mayor celebración en nuestro centro de entrenamiento fue después de la victoria contra Portugal, en el primer partido, porque la presión era muy grande sobre nosotros y nos sentimos aliviados. Sin embargo, sabíamos que no había terminado, después de todo, cuando llegas a la final es genial, pero cuando pierdes no es nada. Así que creo que estábamos contentos, pero también confundidos por este loco partido y concentrados en el próximo partido. Fue una mezcla de felicidad y más tranquilidad de la que puedas imaginar.

La charlas con jugadores brasileños

Müller: Durante el juego se juega. Cuando el árbitro hace sonar el silbato, todo lo que tienes en la cabeza se va y te limitas a jugar al fútbol. El fútbol es un deporte tan reactivo que no tienes tiempo para pensar en tu familia, tu hándicap de golf o cualquier otra cosa. Lo sentimos por nuestros rivales brasileños, pero también por nuestros compañeros en el Bayern. En el club estaban Dante, especialmente, y Luiz Gustavo. David Luiz era conocido por otro jugador de su etapa en Inglaterra… Es difícil para ellos. No sólo tenían su propio sueño que defender, sino también el sueño de todo el país. No puedo imaginar cuál fue la presión sobre ellos y cómo te sientes cuando pierdes así. Creo que intentamos encontrar las palabras adecuadas, el comportamiento adecuado con los jugadores y estaba claro que el estadio estaba llorando.

Lahm: Durante (el juego) no; pero sí, después del partido hablé con Dante y Luiz Gustavo. Sabemos cómo son los brasileños, eran mis compañeros en el Bayern de Múnich. No está bien sentir lástima por alguien en el fútbol, ​​pero dolía un poco verlo. Son compañeros con los que ganamos el tercer título con el Bayern, así que, para ser sincero, fue una sensación extraña. Luego intentamos animarlos, pero no fue posible.

Regreso a Bahía, la base de Alemania en Brasil

Lahm: Incluso cuando celebramos en el estadio al final del partido, no nos excedimos y creo que el público también lo notó. No podemos olvidar que la final fue contra Argentina, creo que eso también influyó. (De regreso a Bahía) Lo único que sé es que dijeron que debíamos ganar la final. Creo que apoyaron mucho a la selección alemana, nos apoyaron mucho a nosotros, a los jugadores. Por eso creo que también fue un pedido para que ganáramos el título, ya que nos ganaron. ‘Hay que ganar la final’.

Müller: Tuvimos que utilizar el ferry para cruzar el río, para llegar a nuestra base, y no sabíamos si la gente nos iba a ayudar a cruzar o no. “No, alemanes hijos de puta, no los llevaremos allí” (risas).

‘Cada día un 7 a 1 diferente’

Müller: Sólo somos futbolistas, pero influyemos en todo un país con una nueva expresión. Pido disculpas por eso, pero al final también estoy orgulloso de haber sido parte de esto. No era nuestro objetivo, nuestro objetivo era simplemente llegar a la final. Sin duda fue un partido histórico. El tamaño para Alemania era grande, pero me imagino que sería aún más grande en Brasil.

Lahm: Esto demuestra lo importante que es el fútbol, ​​no sólo en Brasil, sino también en Alemania. Son naciones futbolísticas, la gente ama el fútbol, ​​especialmente en Brasil. Muestra la importancia del fútbol en Brasil.

El mejor recuerdo del 7-1

Lahm: Los seis minutos. Los seis minutos en los que marcamos cuatro goles. Ese sentimiento es algo… No puedo describirlo, es increíble. Es algo que no olvidaré en mi vida.

Müller: El mejor recuerdo es, por un lado, el partido, pero también la reacción de la gente, la forma en que reaccionaron. Me alegró reconocer a personas que son fanáticos del fútbol y que respetan a sus oponentes. Fue muy hermoso verlo y sentirlo ese día. Y también me alegré cuando terminó el partido, porque en la segunda parte David Luiz me perseguía en el campo. Estaba muy nervioso y trató de seguirme por todo el campo. No recuerdo si le dije algo, tal vez porque no estaba feliz. Fueron al menos los últimos 30 minutos de él esperando esa acción donde yo recibiría el balón y él me mataría (risas).

¿El partido más importante de la historia de Alemania?

Lahm: Siempre es difícil comparar. Pensando en el resultado, en una semifinal, en Brasil, contra Brasil, creo que esto nunca ha sucedido ni volverá a suceder.

Müller: Creo que fue la noche de fútbol más mágica que jamás hayamos tenido. No fue un partido por el título, fue la semifinal, pero también es normal que las semifinales sean más agitadas que las finales, cuando ambos equipos se resisten, defienden, tienen miedo de perder. En las semifinales intentas ganar un poco más. Pero en este tipo de circunstancias, contra Brasil, con esta cultura futbolística, en Brasil, en casa, no creo que sea posible medir la dimensión. No se puede hacer más que eso, así que creo que también lo fue para nosotros. Uno de los grandes partidos, quizás el más importante de nuestra historia como Alemania, además de partidos que merecen el título. Para todos fue algo mágico, y la magia no se puede discutir, simplemente sucede. Quizás esto describa este día desde una perspectiva alemana. Para los brasileños no fue mágico, fue horrible, pero tienen una oportunidad en el próximo Mundial.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *