Jamal Murray, en busca de revancha

Como si el tiempo hubiera estado detenido. Como si él hubiera quedado encerrado en aquella histórica Burbuja. Uno, dos, tres años. Jamal Murray esperó. Fue paciente. Y ahora llegó el tiempo de la revancha. De su revancha.

En 2020, en plena pandemia, la NBA fue la liga deportiva que encontró la mejor solución para continuar con sus actividades. Y en los playoffs determinó que todos los equipos jugarían en la Burbuja de Disney. Allí, Denver Nuggets sorprendió con la dupla Murray-Nikola Jokic para alcanzar las Finales de la Conferencia Oeste, en las que perdieron contra Los Angeles Lakers. El canadiense brilló, pero no pudo ante el poderío de LeBron James, Anthony Davis y compañía, luego campeones.

Tanto en 2021 como en 2022, Murray se perdió la postemporada por lesión. La recuperación de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla izquierda le llevó mucho tiempo. Pero Jamal sabía que iba a volver fuerte.

En la temporada regular 2022-2023 vimos al Murray de antes de la lesión, pero sin el control absoluto de los partidos como en aquella Burbuja en la que tuvo dos partidos de 50 puntos y otros dos de 40 o más.

Y en estos playoffs, volvió aquel: explosivo, indetenible, certero. Fundamental ante Minnesota Timberwolves y contra Phoenix Suns. Y prendido fuego frente a estos Lakers que no encuentran la manera de defenderlo. Murray es el quinto jugador en la historia de la NBA que promedia 35 puntos con al menos 50% en tiros de cancha, 45% en triples y 90% en tiros libres en los tres primeros juegos de una serie. Nadie lo había hecho en unas Finales de Conferencia o de la NBA.

Y hay otra estadística que respalda los elogios para Murray: es el séptimo que promedia al menos 35 puntos, 5 rebotes y 5 asistencias en los primeros tres partidos de unas Finales de Conferencia o de División. ¿Los otros integrantes de esos siete magníficos?: Stephen Curry, LeBron James, Tim Duncan, Kobe Bryant, Kareem Abdul-Jabbar (2 veces) y Jerry West.

Los 37 puntos de Murray en la victoria de los Nuggets de este sábado fueron lo opuesto al encuentro anterior: en el segundo triunfo se desató en el último cuarto, mientras que en el tercero se encendió en el comienzo, con un primer cuarto magistral de 17 puntos que continuó con un sólido segundo período para cerrar la primera mitad con 30.

En ese primer tiempo, Jamal eclipsó hasta a Jokic, la gran estrella de estos Nuggets. El serbio es tan importante para el equipo de Michael Malone que tarde o temprano siempre produce. Pero el dos veces MVP de la temporada regular sabe que necesita compañía y celebra el iluminado regreso de Murray. Está claro: sin Jokic no se puede y solo con Jokic no alcanza.

El canadiense anotó 7 puntos en el último cuarto del 119-108 en el Crypto.com Arena, en lo que fue la primera derrota de los Lakers como locales en esta postemporada. Cuando sentenció el juego a falta de 2:44 con una hermosa bandeja, el público comenzó a retirarse.

Denver Nuggets está ante el mejor escenario posible: 3-0 al frente para intentar llegar por primera vez a las Finales de la NBA. Nunca se revirtió una serie con esa diferencia. De las 149 veces anteriores, apenas tres equipos forzaron un séptimo partido.

Uno, dos, tres años. Jamal Murray esperó. Fue paciente. Y explotó esa burbuja en la que había quedado encerrado. A los Nuggets les falta un paso, un triunfo para llegar a las Finales de la NBA. Si Murray pudo esperar tres años, no tendrá problemas en aguardar una victoria más.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *