HomeFútbolLa rompió en Tigre, amargó a Boca y hoy trabaja en la...

La rompió en Tigre, amargó a Boca y hoy trabaja en la construcción

En la previa a la final entre Boca y Tigre por el título de la Copa de la Liga Profesional 2022 afloraron historias sumamente increíbles. En esta ocasión, se conoció la de un famoso goleador del fútbol argentino que se alejó de las canchas para tener diversos trabajos por fuera del deporte.

Se trata nada menos que de Leandro Lázzaro, que la rompió con la camiseta del “Matador” y hasta amargó al “Xeneize”, pero a los 48 años debe salir a trabajar en otro rubro. En la entrevista con Infobae, el goleador aseguró que no se salvó con el fútbol, más allá de su extensa trayectoria de 23 temporadas como profesional en la Primera División.

Más allá de haber brillado como jugador, el ex atacante de Tigre remarcó que debió seguir trabajando para poder sostenerse económicamente. Y advirtió que, a diferencia de lo que suelen sostener en el ámbito del fútbol, los jugadores no están salvados de por vida gracias al dinero que ganan en sus carreras.

Leandro Lázzaro palpitó la final Boca vs. Tigre y habló de su actualidad: “Trabajo en la construcción”

El goleador recordó aquel gol que le hizo al “Xeneize” en el triangular que completó San Lorenzo para definir el título del Torneo Apertura 2008. En diciembre de aquel año, le marcó a Javier García, actual arquero del equipo de La Ribera, el único grito del encuentro en el estadio de Racing. Sin embargo, la diferencia de gol general favoreció a Boca, que se quedó con el trofeo.

Al respecto de dicha jugada, Lázzaro repasó: “Fue un sabor amargo porque no pudimos ganar el campeonato, pero fue una satisfacción haberle ganado a Boca y haber convertido el único tanto del partido”.

Además, el hombre de 45 años remarcó en la entrevista que fue dueño de una panadería y de un local de ropa en un shopping de Buenos Aires, aunque hoy hace trabajos independientes y tercerizados. “Soy un laburante. No tuve la suerte de salvarme con el fútbol. Siempre intenté emprender cosas nuevas y desafíos, estar preparado para hacer otra cosa”, resaltó. También opinó que “cualquier empleo dignifica, ninguno es malo”.

“Hacía de todo… Desde cocinar medialunas hasta atender a los clientes que venían”, rememoró entre risas. “En el negocio de indumentaria trabajaba en el shopping Las Toscas, de Canning. Me llevaba doce horas por día. De esta manera, tuve muchos problemas y largué todo. Fueron dos años muy duros”, reconoció con relación a los tiempos de la pandemia de coronavirus.

Incluso, Lázzaro admitió que el deporte no le quitaba el sueño ni mucho menos: “La verdad es que siempre tomé al fútbol como un trabajo. De hecho, nunca estuve obsesionado con ser futbolista”. Y agregó: “Es más, no hice las divisiones inferiores y de adolescente me dediqué al estudio. Cuando terminé el secundario, me hicieron una prueba en Nueva Chicago y quedé”.

“A partir de ahí, tomé la decisión de jugar y no estudiar porque los tiempos no daban para todo”, recordó el protagonista, que también contó que al fútbol lo utilizó “como una forma de vida y como un trabajo que en algún momento se iba a terminar por el tema físico”. “A raíz de eso, siempre intenté emprender nuevos desafíos. Uno debe estar preparado para hacer otra cosa”, profundizó.

Luego de insistir con que la pelota no le generó un buen pasar eterno, “El Tanque” se calificó como “un laburante del fútbol” y aclaró que “son muy pocos los futbolistas que se salvan económicamente, que serían los que se destacan en el exterior”, ya que según él “está ese mito de que emigrando te salvás y la verdad es que no es así”.

“No digo que no tengo un buen pasar económico, pero hay que seguir laburando, porque lo que facturaba cuando jugaba es una cosa y hoy la situación es otra”, amplió el exjugador. Incluso, señaló que tenía “un estilo de vida mucho más alto”, aunque en el presente no puede llevarlo a cabo. “Debo acomodarme, hay que buscar alternativas. Tengo mi casa y algunas inversiones, trabajo en la construcción, pero nunca tuve lujos y sigo viviendo en el mismo lugar”, reiteró.

Leandro Lázzaro quiere volver a Tigre

Consultado acerca de la chance de regresar al club de Victoria como entrenador o en otro rol, el entrevistado reconoció: “Nunca más me llamaron y siempre me postulé. Quizá no me quieren demasiado… (risas). Y están en todo su derecho”. En la misma línea, dijo que “hoy Tigre no tiene una figura de manager deportivo y podría encajar muy bien”.

“No tuve la chance de reunirme con el presidente Ezequiel Melaraña para exponerle mi trabajo. Por ahora, al club todo le está saliendo bien, pero yo me ofrecí cuando se fue al descenso y había que restructurar un montón de cosas”, repasó.

Boca vs. Tigre: el análisis de Lázzaro en la previa a la final

A modo de pronóstico del nuevo choque por el trofeo, el ex-Tigre opinó que para el conjunto de Victoria “es la gran final”, mientras que para su adversario “será una más”. Para él, “no importan cómo lleguen ambos, si llegaron a la final es porque se lo merecen, más allá de si juegan bien o mal”.

“Hoy, en un fútbol tan resultadista, me da bronca cuando critican a Boca que gana y gana, pero dicen que no juega bien…”, resaltó. Y mencionó que “cuando otro equipo se destaca y pierde, no se lo reconoce. En este país es preferible jugar mal y obtener resultados”.

Sin dudarlo, Lázzaro aseveró que “el candidato es Tigre”. aunque vaticinó que “será un partido parejo” que “no tendrá nada que ver” con la final de Supercopa 2018/2019, cuando se enfrentaron en Córdoba y ganó el equipo de Victoria por 2-0.

En esa dirección, Leandro indicó que “hoy, la motivación es otra y Tigre está más maduro”. Y completó: “Luego de disputar un torneo Nacional muy largo, esta será la primera final en Primera y lo agarra con un esquema de juego definido. Pero Boca es Boca, uno de los más grandes de Argentina y con mucha experiencia en disputar finales”.

NOTICIAS RELACIONADAS

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

ÚLTIMAS NOTICIAS