Osaka quiere silenciar a los escépticos y encender la chispa del éxito en Madrid

Naomi Osaka ha dicho que está filtrando cualquier negatividad en su preparación para la temporada de tierra batida mientras sigue reponiéndose de los abucheos que recibió en la segunda ronda de Indian Wells el mes pasado.

La cuatro veces campeona de grand slam quedó afectada luego de que un aficionado le gritó “Naomi, apestas” en el primer juego del torneo de California y posteriormente se la vio secándose las lágrimas. Sin embargo, la japonesa dijo que se centraba en lo positivo de cara al Abierto de Madrid que comienza esta semana.

“No voy a mentir, no es que todos los días sean perfectos”, dijo Osaka a periodistas al hablar de sus problemas de salud mental.

“Hablo con mi terapeuta al menos una vez a la semana y simplemente intento estar más abierta a las cosas. Si ocurre algo que me altere, intento verlo desde una perspectiva diferente. Estuve hablando con mi terapeuta sobre eso, sobre estar más abierta a todas las posibilidades”.

“Diría que filtrar la negatividad de una minoría es algo que estoy mejorando. Estoy haciendo ejercicios mentales para centrarme en lo positivo”, añadió Osaka, explicando que se mantiene alejada de Twitter porque “es mucho más negativo que Instagram”.

También dijo que la experiencia de Indian Wells le permitió una nueva oportunidad de crecer en su intento de recuperar el número uno del mundo, luego de que cayó al puesto 36 tras tomarse un descanso del tenis tras su sorprendente derrota en el Abierto de Estados Unidos del año pasado.

“Hay muchos momentos en mi carrera que son extremadamente tristes para mí en ese momento, pero luego puedo volver, mirarlo y pensar que realmente crecí como persona después de eso”, dijo Osaka.

“Aunque realmente odié la experiencia, me alegro de que me ocurriera. Indian Wells fue uno de esos momentos. Desearía que no hubiera sucedido, pero me alegro de que haya pasado”.

Tras perder en sets corridos ante la actual número uno del mundo, Iga Swiatek, en la final del Abierto de Miami a principios de este mes, Osaka acudió a la casa de Rafa Nadal en Mallorca para preparar la temporada de tierra batida y realizó algunos ajustes en su juego inspirándose en el ganador de 21 grand slams.

“He robado una de las cosas que él hace y la he practicado recientemente, así que o me irá muy bien o muy mal. No hay un punto intermedio”, bromeó Osaka.

La tierra batida no es la superficie más fuerte de Osaka, ya que nunca ha pasado de la tercera ronda en el Abierto de Francia. Sin embargo, dijo que no se había fijado ningún objetivo de cara al grand slam de Roland Garros del mes que viene.

“Me lo estoy tomando un torneo a la vez”, dijo Osaka. “Por supuesto, quiero ganar partidos y llegar a las semifinales, ya sea aquí en Madrid o en Roma (Abierto de Italia), ojalá gane, pero primero me pondré pequeñas metas”.

(Reportaje de Fernando Kallas; editado en español por Benjamín Mejías Valencia)

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.