¿Por qué Luka Doncic y Trae Young están vinculados más allá del cambio de la noche del draft?

LOS ATLANTA HAWKS estaban en el reloj con la selección general número 3 del draft de 2018 cuando el propietario Mark Cuban salió al pasillo fuera de la sala de draft de los Dallas Mavericks e hizo una llamada telefónica.

Cuban contactó a Tony Ressler, el principal propietario de los Hawks. Donnie Nelson y Travis Schlenk, quienes dirigían los departamentos de operaciones de básquetbol en ese momento para Dallas y Atlanta, respectivamente, habían pasado gran parte del día discutiendo un posible canje que permitiría a los Mavericks subir dos selecciones. Con minutos de sobra, Cuban quería asegurarse de que el acuerdo llegaría a la meta.

Suscríbete a ESPN+ para lo mejor de la NBA (sólo EE.UU).

Los multimillonarios acordaron seguir el marco establecido: los Hawks enviarían a los Mavs la selección general número 3 por la número 5 y una selección protegida entre los cinco primeros en el draft del año siguiente.

Luka Doncic se puso una gorra de los Hawks en el escenario del Barclays Center, pero se dirigía a Dallas, cuyo departamento de analítica lo tenía ‘10 millas por delante de todos los demás’ en esa clase del draft, dijo Cuban recientemente a ESPN. Trae Young, seleccionado con la quinta selección, usó una gorra de los Mavs en el escenario, pero ya sabía que sería un Hawk.

Resultó ser un intercambio de dos de los creadores de juego más prolíficos de la NBA, cada uno de élite como anotador y pasador. Ambos obtuvieron reconocimiento All-NBA, Doncic con tres selecciones del primer equipo, Young con un tercer equipo. Eso los hizo elegibles para sus extensiones supermax idénticas de cinco años y $212 millones con opciones de jugador para la temporada final.

A mitad de la primera temporada de esas extensiones, los Mavs y los Hawks enfrentan grandes desafíos mientras intentan construir contendientes alrededor de sus jóvenes jugadores franquicia. Es un objetivo que viene con un sentido natural de urgencia en la NBA moderna, donde abundan los ejemplos de superestrellas que buscan pastos más verdes después de que sus equipos originales no alcanzan las aspiraciones de campeonato.

Esas no son las únicas similitudes en las trayectorias profesionales de las superestrellas que se enfrentarán el miércoles por la noche en Dallas (7:30 ET, ESPN Deportes). Ambos chocaron con sus primeros entrenadores en jefe y llevaron a sus equipos a sorprendentes finales de conferencia después de cambios de entrenador. Ambas franquicias se han sometido a importantes revisiones de la oficina principal.

Y ambos equipos dieron grandes vueltas en el mercado de canjes para adquirir coprotagonistas, tratos que produjeron resultados decepcionantes en Dallas y (hasta ahora) en Atlanta.

Eso deja a los Hawks y Mavs buscando un camino hacia la contienda por el título con sus superestrellas, y preocupados por lo que podría suceder si no pueden resolverlo lo suficientemente rápido.


EN RETROSPECTIVA, LOS Hawks se adelantaron. No esperaban hacer una carrera profunda en los playoffs en 2020-21, especialmente después del despido a mitad de temporada del entrenador Lloyd Pierce.

Los Hawks, sin embargo, tuvieron marca de 27-11 el resto de la temporada regular con el entonces entrenador interino Nate McMillan, superaron a los New York Knicks en la primera ronda y sorprendieron a los Philadelphia 76ers, el primer sembrado, en las semifinales de conferencia. Esa racha convenció a la directiva de Atlanta para que mantuviera el roster esencialmente intacto, una decisión que llevó al arrepentimiento después de una temporada de 43-39 y una mansa salida de primera ronda ante Miami el año pasado representó un importante paso atrás.

“Creo que si le preguntaran a nuestra oficina principal, dirían que, según el avance de la temporada pasada a las finales de la Conferencia Este, pensamos que podríamos traer de vuelta predominantemente al mismo equipo y mejorar y esperar que sea mejor”, dijo Ressler a los periodistas en mayo. “No creo que haya funcionado como pensábamos.

“Así que sí, creo que debimos haber tratado de mejorar en lugar de recuperar lo que teníamos. Por cierto, eso no volverá a suceder. Fue un error, en mi opinión”.

De hecho, Atlanta hizo un movimiento de temporada baja con todo adentro, consiguiendo al base All-Star Dejounte Murray en un intercambio grande con los San Antonio Spurs. Los Hawks cedieron tres selecciones de primera ronda, una fuertemente protegida de Charlotte adquirida a través de un canje a mitad de temporada de Cam Reddish y las selecciones desprotegidas de Atlanta para 2025 y 2027, además de los derechos de canje de 2026.

Fue un movimiento especialmente arriesgado dado que Murray, quien puede ser agente libre en 2024, no tiene motivos para aceptar una extensión de contrato. Las reglas de la liga limitan las extensiones a un aumento del 20% en el primer año del contrato, y el salario de $17.7 millones de Murray en 2023-24 se considera muy por debajo de su valor de mercado.

Atlanta ha estado bastante bien con Young y Murray en la cancha juntos, superando a sus oponentes por 3.8 puntos por cada 100 posesiones, según datos de pbpstats.com. Los Hawks han sido malos cuando Murray juega sin Young (menos-6.58 de calificación neta) y un poco peor cuando Young juega sin Murray (menos-6.62). Se suma a un récord de 22-22, poniendo a los Hawks nuevamente en territorio de ‘play-in’ a mitad de una temporada tumultuosa. Schlenk fue despedido hace semanas, y el gerente general de 34 años, Landry Fields, ahora dirige las operaciones de baloncesto con una gran influencia del hijo de Ressler, Nick, de 27 años. Las preguntas se arremolinan sobre la seguridad laboral de McMillan, y/o su deseo de permanecer en Atlanta, después de que tuvo un encontronazo con Young. El ala-pívot John Collins, como ha sido el caso durante algunos años, ocupa un lugar destacado en los rumores de cambio.

Una oficina principal sin experiencia ahora tiene la tarea de construir un contendiente en torno a Young, un desafío especialmente difícil con recursos agotados.


LOS MAVS APOSTARON a Doncic en su temporada de novato unos meses luego de su debut. Cuando los Knicks decidieron intercambiar a Kristaps Porzingis, los Mavericks aprovecharon la oportunidad de emparejar a Doncic con otra joven estrella nacida en Europa. Pero tanto los Mavericks como los Knicks ignoraron la lista de destinos preferidos de Porzingis que, según fuentes, no incluía a Dallas.

Nelson había estado en conversaciones con los Knicks sobre tomar a Tim Hardaway Jr. y posiblemente a Courtney Lee a cambio de contratos que expiraban, ya que los Knicks estaban encaminados a crear espacio bajo el tope salarial para la agencia libre de ese verano. Dallas habría recibido una compensación de draft en tal acuerdo.

De repente, Porzingis se agregó al paquete y dos selecciones de primera ronda (2021 y 2023) que fueron a Nueva York junto con el armador Dennis Smith Jr., una selección de lotería de 2017 que había caído en desgracia en Dallas. Porzingis se ausentó el resto de la temporada para continuar con la rehabilitación de un desgarre de ligamento anterior cruzado en la rodilla derecha que sufrió la temporada anterior.

Dallas duplicó la apuesta de Porzingis ese verano, cuando era agente libre restringido, y lo firmó con un contrato máximo de cinco años sin protección contra lesiones antes de haber jugado un minuto con el uniforme de los Mavs.

En ese momento, el intercambio de Porzingis recibió excelentes críticas, especialmente a nivel local. Cuando Dirk Nowitzki salió, pasó la antorcha a un par de jóvenes estrellas europeas.

Poco duró ese escenario de libro de cuentos.

Hubo un tramo cuando Doncic y Porzingis hicieron clic, ya que los Mavs rompieron el récord de la NBA en eficiencia ofensiva en 2019-20, pero su química se desarrolló lentamente y se desintegró rápidamente. Fueron un dúo brillante antes de la pandemia y durante el reinicio de la burbuja, pero eso se detuvo cuando Porzingis sufrió un desgarro de menisco en la otra rodilla. Esa lesión requirió cirugía, y Porzingis nunca recuperó completamente su forma con los Mavs.

Porzingis tuvo problemas, especialmente en el lado defensivo. Después de regresar un par de semanas después de la temporada 2020-21, no estaba contento con su rol complementario. Los Mavs buscaron mover a Porzingis en el mercado de cambios en ese momento, pero descubrieron que tendrían que deshacerse de al menos una selección de primera ronda más para mover su contrato.

En ese momento, el único vínculo común que Porzingis tenía con Doncic era que ninguno disfrutaba jugando para el entrenador Rick Carlisle, quien renunció ese verano antes que entrar en la próxima temporada en el banquillo.

La tensión pasivo-agresiva entre los dos jugadores se disipó después de la partida de Carlisle, ambos complacidos de tener un nuevo comienzo. Después de que Jason Kidd fue contratado para reemplazar a Carlisle, tuvo elogios para Porzingis, calificándolo de ‘encaje perfecto’ como coprotagonista de Doncic. Kidd alentó a Porzingis a operar en el poste y a media distancia, partes de su juego que Carlisle (armado con evidencia analítica) trató de eliminar.

Las acciones, sin embargo, hablan más que las palabras. Los Mavs cambiaron a Porzingis justo antes de la fecha límite de esa temporada, enviándolo a Washington por dos contratos (Spencer Dinwiddie y Davis Bertans) que los Wizards estaban ansiosos por cambiar.

Porzingis había jugado relativamente bien cuando estaba saludable esa temporada, pero no mejoró la brillantez de Doncic. Los Mavs fueron más efectivos con Porzingis en el banco que en la cancha, por lo que lo enviaron tan pronto como no tuvieron que adjuntar una selección de primera ronda, con el gerente general Nico Harrison citando “profundidad y flexibilidad” como las razones principals por las que hizo el trato. Fue una ventaja que Dinwiddie se convirtiera en una parte esencial del núcleo de los Mavs en su carrera hacia la Final de la Conferencia Oeste y en lo que va de la temporada.

La admisión de que la adquisición de Porzingis fue un ponche hizo que los Mavs volvieran al punto de partida en su búsqueda de un coprotagonista legítimo para emparejarse con su joven candidato perenne al MVP. (Sin mencionar la saga de los Mavs, que jugaron completamente mal su mano con Jalen Brunson y lo perdieron ante los Knicks en la agencia libre el verano pasado, recién salido de protagonizar su carrera en la Final en el Oeste).

Doncic ha sido más espectacular que nunca esta temporada, liderando eficientemente la liga en anotaciones a pesar de los frecuentes marcajes dobles y arrastrando a Dallas a un récord de 24-21, lo suficientemente bueno para el quinto lugar en el Oeste. Ciertamente no está satisfecho con estar en el medio del grupo de playoffs. Doncic es un feroz competidor con pedigrí de campeón, habiendo ganado títulos con la selección eslovena y el Real Madrid, y la paciencia no es una de sus principales virtudes.

Fuentes dijeron que Doncic, quien ha sido reacio a involucrarse en asuntos de personal en el pasado, ha indicado fuertemente que quiere que los Mavs mejoren antes de la fecha límite de cambios del 9 de febrero.

Por supuesto, es más fácil decirlo que hacerlo en un equipo que todavía le debe a los Knicks una selección para completar el trato de Porzingis.

Los Mavs son muy conscientes de un problema matemático moderno de la NBA: las estrellas infelices que solo tienen dos años garantizados en sus contratos tienen influencia si buscan irse. Como referencia, mira los ejemplos de Anthony Davis y los New Orleans Pelicans o James Harden y los Houston Rockets.

Eso no significa necesariamente que Doncic solicitará un cambio si los Mavs no han establecido un elenco de apoyo con calidad de contendiente para el verano de 2024. Pero los Mavs, como los Hawks con Young, seguramente no quieren arriesgarse y averiguarlo.

Para los Mavs en particular, eso significa tener que equilibrar el intento de establecer el roster más competitivo esta temporada con la disminución del potencial para negociar por un coprotagonista en el futuro cercano. Lo último probablemente requerirá un paquete de selecciones de primera ronda, por lo que los Mavs deben ser extremadamente selectivos al considerar renunciar a una selección ahora.

“Es una situación realmente difícil”, le dijo a ESPN un escucha de personal profesional de un equipo contendiente. “Y es la presión que los grandes jugadores ejercen sobre la organización. Quieres ser bueno, pero el equilibrio entre paciencia y competitividad es una línea realmente difícil de transitar”.

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *