US Open: Casper Ruud venció a Khachanov y es el primer finalista

Casper Ruud venció en cuatro sets al ruso Karen Khachanov y se metió en la final del US Open tras más de tres horas de partido. El noruego volvió a demostrar su gran presente, tendrá la chance de convertirse en número 1° del mundo y será el primer noruego en la historia en definir el título que se juega en Nueva York. Su rival saldrá de la otra semifinal entre Carlos Alcaraz y el estadounidense Francis Tiafoe. 

Ruud, quinto favorito del torneo, venció al ruso en un vibrante juego por 7-6(5), 6-2, 5-7, 6-2 y espera al ganador de la segunda semifinal entre Alcaraz y Tiafoe. En caso de que el español no gane, alcanzará el puesto 1° del ránking mundial, pase lo que pase en la final. Sin embargo, si el murciano avanza al encuentro definitorio, ambos lucharán por llegar a la cima mundial del tenis que hasta esta competición estaba en manos del ruso Danill Medvedev. 

En el primer set, aunque a ambos se los notó nerviosos, lucieron su juego de ataque característico. Khachanov fue el que se puso en ventaja a través de quiebre de saque que no pudo disfrutar mucho, ya que Ruud reaccionó en el momento justo y le devolvió el break hasta llegar al tie break. Allí, el oriundo de Oslo sacó a relucir su jerarquía, aguantando los embates del rival y, con uno de los mejores puntos del campeonato, un rally de 55 golpes, se lo llevó por 7-5.

En la segunda manga, el ruso de 26 años sintió el golpe y no se pudo reponer tras haber perdido por una diferencia mínima. Visiblemente tocado, dio muchas ventajas y erró tiros no acostumbrados en él, incluso desde el saque, una de las fortalezas del moscovita. Así fue que Ruud, con pocos errores no forzados y con consitencia, ganó el segundo por un sólido 6-2, en poco más de 30 minutos. 

En el tercero, Khachanov paró la sangría y reaccionó. Bajando notablemente sus errores, jugando más adentro de la pista y mejorando su juego de saque, revirtió la dinámica en contra. Tan así, que en su única chance de quiebre aprovechó la merma de su rival y se impuso por 7-5, que fue muy disputado como se esperaba. 

El cuarto fue el último y definito set, tras un formidable rendimiento del noruego. Demostrando su fortaleza mental y su capacidad atlética, no bajó nunca la concentración y quebró el saque del ruso rápidamente para ponerse en ventaja 3-1.  Casi sin cometer errores no forzados y castigando con su derecha, Ruud se llevó la semifinal con un contundente 6-2. El domingo tendrá la oportunidad de levantar el trofeo con el que sueña desde que es pequeño y en el que confesó que el 2022 podría darse. 

Similar Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.